Search

Proclamar las buenas nuevas

1 Corintios 2


La Biblia nos dice que proclamemos el evangelio a todas las personas. Pero, si bien todos queremos que otros conozcan a Cristo, muchas personas quedan paralizadas ante la idea de entablar una conversación de asuntos espirituales. Si esto le describe, cobre ánimo —no solo le sucede a usted.

Algunos de los voceros de Dios se sintieron horrorizados ante la idea de hablar acerca del Señor. Moisés le rogó a Dios que lo eximiera de hacerlo. Le dijo: “No tengo facilidad de palabra; nunca la tuve, ni siquiera ahora” (Ex 4.10 NTV). Y siglos después, Jeremías reaccionó a una misión similar diciendo: “¡Soy muy joven, y no sé hablar!” (Jer 1.6 NVI).

Luego, en el Nuevo Testamento, en la primera carta de Pablo a los Corintios, él les dice: “Me presenté ante ustedes con tanta debilidad que temblaba de miedo” (1 Co 2.3 NVI) para compartirles el evangelio. Sin embargo, el apóstol no se quedó callado; sabía bien cómo persuadir con la lógica. Pero Pablo temía recurrir a argumentos humanos, ya que su objetivo era hablar “no con palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu” (1 Co 2.13).

Muchos creyentes temen compartir el evangelio, pero el Señor nos llama a ir por todo el mundo y predicar el evangelio (cf. Mr 16.15). Por tanto, confíe en el Espíritu Santo, que nos da la mente de Cristo para proclamar el amor del Salvador.


Ministerios En Contacto.